octubre 29, 2020

Cruda Verdad

Últimas Noticias

Declive del imperialismo de EE.UU

EE.UU

EE.UU., debido a sus actuales políticas, está perdiendo su “resto” de influencia en el mundo y el imperialismo que practica muestra un acelerado declive.

El Dr. Gerald Horn, profesor de historia en la Universidad de Houston en EE.UU y autor de varios libros sobre historia estadounidense y esclavitud, en una entrevista con la agencia de noticias iraní Mehr,abordó el controvertido debate presidencial de la semana pasada en Estados Unidos.

El primer debate entre los candidatos republicano y demócrata a las presidenciales 2020, Donald Trump y Joseph Biden, respectivamente, que tuvo lugar el pasado 30 de septiembre, provoco una ola de reacciones de todo tipo en Estados Unidos.

Los medios de comunicación estadounidenses, tras calificar el debate de una hora y media de duración de “vergüenza nacional”, señalaron que el verdadero “perdedor” del debate había sido el pueblo norteamericano.

El debate de 90 minutos, que estuvo marcado por ataques feroces, insultos y continuas interrupciones, ha sido tachado de “vergonzoso”, “desagradable” y “doloroso” para el país norteamericano por parte de los medios, pues, en momentos en que EE.UU. necesita seriedad para solucionar sus graves crisis como la de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, los candidatos a la Presidencia, en vez de abordar temas importantes para disipar las inquietudes de la población, se pelean como dos niños.

Ambos aspirantes a la Casa Blanca se interrumpieron en repetidas ocasiones y se impuso el lenguaje insultante, al punto de que los organizadores del debate decidieron establecer nuevas reglas para los siguientes debates a fin de evitar lo ocurrido en la sala de conferencias de la universidad Case Western Reserve en Cleveland, estado de Ohio.

EE.UU

EE.UU – Tenso debate

“Con conversaciones cruzadas, mentiras y burlas, Trump pisotea el decoro en el debate con Biden”, así describió el diario The New York Times la discusión, mientras que el portal Politico resumió lo ocurrido de este modo: “El presidente (Trump) interrumpió e intimidó. Biden llamó al presidente ‘payaso’. Chris Wallace, el moderador, se desesperó”.

Este debate mostró un imperio en declive en el que los dos principales candidatos presidenciales se expresaron con rudeza, ira y grosería, y estuvieron muy cerca de sobrepasar la frontera de la violencia, un rasgo que es una de las características más importantes de un imperio”, explica Gerald Horn al medio iraní.

Uno de los momentos más controvertidos del debate fue cuando Trump evitó condenar a los grupos supremacistas blancos de EE.UU., movimientos que incluso han lanzado ataques armados contra participantes en las manifestaciones habidas a lo largo y ancho del país en los últimos meses contra la brutalidad policial y el racismo endémico dirigidos hacia las minorías étnicas de Estados Unidos.

El líder republicano, usando su turno de palabra para abordar este tema tan polémico, recurrió de nuevo a su diatriba habitual contra los movimientos de izquierda, entre ellos Antifa (abreviatura de antifascistas), que secundaron las multitudinarias protestas desatadas por el asesinato del afroestadounidense George Floyd a manos de un policía estadounidense a finales del mes de mayo en la ciudad de Mineápolis, en el estado de Minnesota (norte). Trump inclusó llegó a incluir a estos grupos en la lista de organizaciones terroristas de EE.UU. y los culpó de los incidentes que se desencadenaron a raíz de la violenta represión policial de las protestas. 

Tras calificar al grupo de Antifa de organización violenta, se dirigió a los miembros del grupo de extrema derecha “Proud Boys” diciéndoles que “se aparten y se mantengan al margen”. Unos comentarios que de inmediato se interpretaron como un mensaje de aprobación y aliento a este movimiento de corte racista en EE.UU., ya que sus militantes adoptaron el nuevo eslogan y logo para su grupo con las mismas palabras usadas por el inquilino de la Casa Blanca, a saber: “Stand down and stand by”. No obstante, los demócratas tampoco tienen un historial brillante en la defensa de los derechos civiles de las comunidades minoritarias que conforman la población de Estados Unidos.

Sobre el desempeño de estos dos partidos mayoritarios de EE.UU. en lo que respecta a la lucha contra el racismo en los últimos tiempos, el historiador estadounidense sostuvo que los republicanos, hasta la fecha, han actuado peor que los demócratas, porque, explicó, necesitan los votos de los grupos ultraextremistas de corte racista para ganar las elecciones del primer martes del próximo noviembre.

A %d blogueros les gusta esto: