septiembre 26, 2020

Cruda Verdad

No nos hacemos responsables por la Cruda Verdad, queda advertido.

El cáncer del anime – 3 problemas principales: La censura, sexualización y mucho color

El cáncer del anime es real y son varios los factores por los que la industria está cayendo de a pocos, y esto es algo que viene de hace mucho, sobre todo por la sexualización de los personajes femeninos, aunque las malas adaptaciones también forman parte del problema.

El cáncer del anime
Anime sexualizado a escalas mayores

La industria del anime ha crecido a pasos agigantados. Antes, difícilmente te topabas con alguien que veía o disfrutaba de la animación japonesa. Pero ahora, la historia es diferente, el anime es un fenómeno a nivel mundial, incluso en otros países se está adaptando la cultura japonesa del anime.

Hay para grandes y chicos, de todos los géneros, de todos los temas. Sin duda alguna, forma parte de nosotros, pero está en decadencia.

Una de las razones por las que el cáncer del anime está creciendo es por la CENSURA. Por lo general, todo anime parte de un MANGA, el manga vendría a ser lo que conocemos como historietas, y este tiene historias excelentes, una calidad de dibujo soberbia, hay acción, drama, romance, sexo, sangre, de todo. Pero, ¿qué pasa al momento de animarlo? La censura, este simple pero poderoso factor puede arruinar la experiencia del espectador, así como del lector que soñaba con ver su manga favorito en la pantalla chica.

El problema principal con la censura es que en cierta forma cambia la historia, la vuelve más “ligera” para que pueda ser vista por todo publico. La censura no es solo sexual, sino también religiosa, ideológica y se aplica en escenas de violencia. Son pocos los animes que se atreven hacer una adaptación fiel a la original, un claro ejemplo es HELLSING ULTIMATE, el cual, tiene una cantidad de violencia, acción y sangre que deja maravillado al que lo ve, por ello se ha vuelto una joya del anime.

Caso contrario pasa con los animes actuales, los cuales ¡llegan a cambiar el color de la sangre! suena muy gracioso, y por cierto se ve gracioso, le quita seriedad a las escenas. En otros casos, simplemente hacen un juego de luces para dar a entender que le hicieron daño a un personaje. Nanatsu no Taizai es un buen ejemplo, en el manga vemos brazos volando, cabeza decapitadas, y ¿en la serie? no, solo cortes ligeros que cambian el ambiente tenso por uno más “digerible”.

El cáncer del anime – Sexo y color

Otro problema con el cáncer del anime es la sexualización, que se da mayormente en los personajes femeninos. Ahora es común ver pechos saltando de un lado a otro, robándose el protagonismo de una escena, inclusive se le hacen acercamientos que abarcan toda la pantalla. Esta bien un poco de “fan service” pero ¿tanto? con la sexualización a tope solo se logra que una buena historia se desvíe de la trama principal, resultando una historia mediocre con chicas bonitas que saltan de un lado para otro.

Otro problema con sexualizar es que inclusive lo podemos encontrar en animes para niños, algo que no es muy correcto que digamos.

El cáncer del anime
Ergo Proxy trata sobre un futuro postapocalíptico

El cáncer del anime es real y la paleta de colores que usan en los animes actuales son, en su mayoría, muy brillantes, resaltan mucho. Tienen buena estética, de eso no hay duda, pero cual es el problema con eso. Los animadores usan tantos colores, que hasta la seriedad de una escena puede quedar en segundo plano.

Vayamos con Another, un anime de suspenso y gore, de trama muy buena, y muy recomendable. ¿Cuál es su problema? Los colores muy brillantes. Hay escenas de violencia extrema, las cuales se ven poco serias ya que la paleta de colores que tiene es muy brillante, inclusive en ciertas partes el anime se llega a ver “infantil”. Hay que tener en cuenta que este anime está planeado para ser visto por personas mayores de 16 años.

Caso contrario pasa con Ergo Proxy, un anime para adolescentes que trata sobre un futuro postapocalíptico, en este se puede apreciar un buen cuidado en los colores que usan, ya que su paleta se centra en colores tenues, sombríos y ópacos, los cuales le dan una atmósfera misteriosa e inquietante al anime.

El creador de Neon Genesis Evangelion, Hideaki Anno, dijo en una conferencia de prensa que dió el año 2015, que la industria del anime estaba muriendo y que le quedaba poco tiempo de vida, esto se debe a la sexualización extrema que ya es tendencia en el anime actual. Inclusive, hizo un corto animado llamado ME! ME! ME!, en donde de manera sutil transmite su sentimiento de protesta hacia la industria del anime actual, ante el cáncer del anime. Cabe resaltar que también dijo que después que el anime muera, este iba a resurgir. Solo el tiempo le dará la razón.

Las malas adaptaciones, enfocarse en elementos que no deben, lucrar, sexualizar, sacar provecho, son el cáncer del anime y lo están matando de a pocos.

El cáncer del anime esta creciendo y poco podemos hacer de esta parte del mundo.

Estamos a tiempo de poder ver un cambio en la industria del anime, y es algo que queremos. El anime es parte de nuestra vida, nuestra infancia, es parte de nosotros y siempre estará en nuestros corazones.

A %d blogueros les gusta esto: