abril 18, 2021

Cruda Verdad

Últimas Noticias

El cáncer del anime – 3 problemas principales: La censura, sexualización y mucho color

Cáncer del anime

El cáncer del anime es real y son varios los factores por los que la industria está cayendo de a pocos, esto es algo que viene de hace mucho, sobre todo por la sexualización de los personajes femeninos; además de esto, las malas adaptaciones también forman parte del problema. ¿Seremos la generación que vea morir esta millonaria industria?

El cáncer del anime
El cáncer del anime: ¿Anime sexualizado? El ecchi matando buenas historias

La industria del anime ha crecido a pasos agigantados. Antes, difícilmente te topabas con alguien que veía o disfrutaba de la animación japonesa. Pero ahora todo es diferente, el anime es un fenómeno a nivel mundial. Hay para grandes y chicos, de todos los géneros, de todos los temas. Sin embargo, ¿qué pasa cuando hay sobreproducción de un producto?

Una de las razones por las que el cáncer del anime está creciendo es por la CENSURA. Por lo general, todo anime parte de un MANGA, el manga vendría a ser lo que conocemos como historietas, y estas tienen historias excelentes, una calidad de dibujo soberbia, hay acción, drama, romance, sexo, sangre, de todo. Pero, ¿qué pasa al momento de adaptarlo a las pantallas? La censura, este simple pero poderoso factor puede arruinar la experiencia del espectador, así como del lector que soñaba con ver su manga favorito en la pantalla chica.

El problema principal con la censura es que en cierta forma cambia la historia, la vuelve más “ligera” para que pueda ser vista por todo público. La censura no es solo sexual, sino también religiosa, ideológica y se aplica por lo general en escenas de violencia extrema. Son pocos los animes que se atreven hacer una adaptación fiel a la original, un claro ejemplo es HELLSING ULTIMATE, el cual tiene una cantidad de violencia, acción y sangre que deja sorprendido y maravillado al que lo ve, por ello se ha vuelto una joya del anime.

Cáncer del anime
Hellsing Ultimate, una de las pocas adaptaciones fieles a su manga original.

Caso contrario pasa con los animes actuales, los cuales ¡llegan a cambiar el color de la sangre! Desde sangre rosada hasta sangre blanca, desde ligeras sombras para ocultar la sangre hasta media una escena eliminada. Esto puede sonar muy gracioso pero no hace más que quitarle seriedad a las escenas.

En otros casos, simplemente hacen un juego de luces para dar a entender que le hicieron daño a un personaje. Nanatsu no Taizai es un buen ejemplo, en el manga vemos brazos volando, cabeza decapitadas, y ¿en la serie? no, solo cortes ligeros que cambian el ambiente tenso por uno más “digerible”. Cabe mencionar que no tenemos nada en contra de Nanatsu, la historia que nos cuentan es increíble y fascinante, sin embargo su adaptacación a la pantalla chica está pasando por una gran crisis.

El cáncer del anime – Ecchi, Ecchi y más Ecchi

Otro problema con el cáncer del anime es la sexualización, que se da mayormente en los personajes femeninos. Ahora es común ver pechos saltando de un lado a otro, robándose el protagonismo de una escena, inclusive se le hacen acercamientos que abarcan toda la pantalla. Esta bien un poco de “fan service” pero ¿tanto? con la sexualización a tope solo se logra que una buena historia se desvíe de la trama principal, resultando una historia mediocre con chicas bonitas que saltan de un lado para otro.

Se podría decir que el Ecchi es el cáncer del anime, pero ¿por qué? Tenemos que aclarar un punto crucial sobre el Ecchi (anime erótico), muchos lo toman como un género propio, pero no es así, el Ecchi es un “subgénero”, es un “agregado” que se le pone a una historia para hacerla más amena y, obviamente, para llamar la atención de un público más amplio. Si bien el Ecchi es algo que muchos disfrutamos, el uso exagerado de este recurso puede resultar “empalagoso”.

Un claro ejemplo de esto es Shokugeki no Soma o popularmente conocido como el anime de los cocineros. El anime trata sobre un cocinero que quiere llegar a ser el mejor del mundo y para conseguirlo debe superar obstáculos que lo harán crecer en el ámbito personal y profesional. Hasta ahí todo bien, lo gracioso es que a cada personaje que prueba las creaciones del protagonista le da un orgasmo y termina sin ropa; describir esta escena y verla es muy divertido pero ¿qué pasa cuando se abusa de este recurso? La historia termina siendo predecible y algo aburrida ya que la historia principal ha pasado a segundo plano.

Cáncer del anime
¿Comida? Aquí tienes tu orgasmo lol

Más para mal que para bien, el Ecchi está saturando la industria del anime, lo cual tiene como producto buenas historias opacadas por un “par de buenos personajes secundarios”. Otro problema con sexualizar es que inclusive lo podemos encontrar en animes para niños, algo que no es muy bien visto que digamos.

¿El color también es parte del cáncer del anime?

El cáncer del anime es real y si queremos hablar de otro factor influyente en la decadencia de este, no podemos olvidarnos de la paleta de colores que se usan en los animes actuales, las cuales son muy brillantes y resaltan mucho. Tienen buena estética, de eso no hay duda, pero el problema con eso es que los animadores usan tantos colores, que hasta la seriedad de una escena puede quedar en segundo plano.

Vayamos con Another, un anime de suspenso y gore, de trama muy buena, y muy recomendable. ¿Cuál es su problema? Los colores muy brillantes. Hay escenas de violencia extrema, las cuales se ven poco serias ya que la paleta de colores que tiene es muy brillante, inclusive en ciertas partes el anime se llega a ver “infantil”. Hay que tener en cuenta que este anime está planeado para ser visto por personas mayores de 16 años.

Caso contrario pasa con Ergo Proxy, un anime para adolescentes que trata sobre un futuro post apocalíptico, en este se puede apreciar un buen cuidado en los colores que usan, ya que su paleta se centra en colores tenues, sombríos y ópacos, los cuales le dan una atmósfera misteriosa e inquietante al anime.

Cáncer del anime
Ergo Proxy trata sobre un futuro postapocalíptico en el que los humanos se ven obligados a vivir recluídos en domos para sobrevivir.

El creador de Neon Genesis Evangelion, Hideaki Anno, dijo en una conferencia de prensa que dió el año 2015, que la industria del anime estaba muriendo y que le quedaba poco tiempo de vida, esto se debe a que la sexualización extrema ya es tendencia en el anime actual. Inclusive, hizo un corto animado llamado ME! ME! ME!, en donde de manera “sutil” transmite su sentimiento de protesta hacia la industria del anime actual, ante el cáncer del anime. Cabe resaltar que también dijo que después que el anime muera, este iba a resurgir. Cierto o no, solo el tiempo le dará la razón.

¿El cáncer del anime tiene cura? – 2020, inicio de la redención

A pesar de los problemas que se pueda observar en la industria del anime, este 2020 hemos visto un ligero cambio que quizás muchos han pasado por alto. La censura se ha vuelto cada vez menos recurrente, ¿qué está pasando?

Hay que mencionar que la censura es a nivel global, aunque Japón es el único país en donde este problema es casi nulo. Sin embargo, cuando el anime se exporta para ser emitido en señal abierta pasa por un filtro el cual determina que contenido es censurable o no, es por eso que en muchas series nos topamos con esta desagradable sorpresa.

Pero este año nos hemos encontrado con un par de animes que parecen la excepción a esta regla. Jujutsu Kaisen es uno de ellos, su historia trata sobre un grupo de personas que caza “maldiciones”, en esta adaptación encontramos algo de gore sin censura, ¿por qué? por el internet, el bendito internet. A diferencia de los canales de señal abierta, el internet no es regulado por ningún gobierno o filtro, es por eso que las nuevas plataformas de streaming tienen la libertad de mostrar contenido “crudo”. Acaso el internet será parte de la cura para el cáncer del anime? Esperemos que si.

Cáncer del anime
¿El inicio de la redención?

Las malas adaptaciones, enfocarse en elementos que no deben, lucrar, sexualizar, sacar provecho, son el cáncer del anime y lo están matando de a pocos.

El cáncer del anime esta creciendo y poco podemos hacer desde esta parte del mundo. Pero gracias al internet estamos a tiempo de poder ver un cambio en la industria del anime, y es algo que queremos. El anime es parte de nuestra vida, nuestra infancia, es parte de nosotros y siempre estará presente en nuestros corazones.

A %d blogueros les gusta esto: